About Me

La Costa Caribe

A description of and recounting about my home territory in Nicaragua.

Advertisements

Welcome back to Nicaragua, my lovely readers!

Today I have an especially exciting post for you, as I have the pleasure of sharing my home in the Caribbean with you all! I hope you feel inspired to visit if you ever travel to Nicaragua, as the Coast is sorely underappreciated and rarely visited (but well worth the journey). Let me know of any curiosities or concerns you have, as I would be honored to share what I may about this part of the world. As always, don’t hesitate to reach out for help with translations or clarifications, as this post will continue in Spanish.

Happy reading! 🙂

La Costa Caribe es una mezcla de culturas—los españoles, las indígenas de Nicaragua, y los africanos tienen influencia en la vida hoy en día. Esta es la única parte de Nicaragua en que la gente habla otros idiomas, realmente, y habla Miskito, Mayangna, Garifuna, Rama e Inglés Criollo, para dar algunos ejemplos, depende en la comunidad y la región. Por eso, hay más gente morena en la Costa que en el resto del país, y hay menos turistas que en el Norte o el Pacífico. Es bien tranquilo en la RACCS (mi noveno departamento en Nicaragua y mi hogar nicaragüense), y la vida ocurre con menos prisa y más calma que en el Pacífico.

Ya hablé sobre la comida nicaragüense en mi blog sobre la Costa Pacífica, pero la comida de allá es un poco diferente. En la Costa Caribe, la gente come bastante yuca, una verdura que es similar a papas. Es una parte de las sopas, y puede ser parte de tortas y otros platos también. El rondón es la sopa más conocida en la Costa, y consiste en leche de coco, muchas verduras, y pescado o mariscos. Además, la leche, el aceite, y la carne del coco están usado no solamente en sopas allá, sino también en panes y cajetas, pues es en lugar perfecto para las personas que les encanta el coco (como yo). Los refrescos más populares allí son cebada, leche con cacao, y jengibre con canela (uno de mis favoritos). Los cítricos son bastante común en el Caribe también, como naranjas y limones, por ejemplo. Muchas fincas tienen árboles de todos tipos, y muchas familias llevan sus cosechas a Juigalpa o Managua para venderlas. Las fincas son buenos lugares para cazar animales también, y he probado el cusuco y el garrobo en mi tiempo allá. El sabor del garrobo es igual con el sabor de pollo, pero no recomiendo el cusuco ni el garrobo si no le gusta comida extraña. En Río San Juan y en el Caribe Sur, el pescado y el res normalmente viene con una crema de jalapeño, y es rica sin ser muy picante. ¡Yo recomiendo el res de jalapeño mucho!

Hablando de las fincas, la Costa Caribe está llena de fincas grandes, porque hay mucha tierra y poca gente. Ganado es lo popular en el Caribe Sur, con cuajada y leche de vacas, pero cada finca tiene sus propias cosechas también, incluyendo árboles de frutas, pocas verduras, y animales para producir carne (como toros, chanchos, pelibueyes, y gallinas). Los dueños siempre tienen caballos también, porque no hay tractores aquí, y las granjas son difíciles para navegar por pie o camioneta. Muchos tienen trabajadores en sus fincas, pero los dueños viven mejor que ellos casi siempre, y me parece casi feudalismo. Eso es muy diferente de la vida en los Estados Unidos, y yo aproveché la oportunidad de aprender montar en caballo en la RACCS por eso. Las fincas son grandes y muy naturales o silvestres también, y casi siempre tienen vistas hermosas del paisaje de la región. La RACCS consiste en muchos cerros, ríos, y vegetación (especialmente árboles); ¡el ocaso siempre es increíble aquí (sólo vea arriba)!

Vale la pena notar el clima en el Caribe también, porque es diferente del clima en el resto del país. La mejor parte del Caribe es una selva, pues es bien tropical, aún más que otros lugares en Centroamérica. Mientras mucho del país se seca y hace frío en el invierno, el Caribe no cambia inmediatamente. Todavía hace lluvia cada día en diciembre, mientras el Pacífico está sequísimo y lleno de polvo en este mes. Las plantas son verdes casi todo el año en el Caribe, pero sólo son verdes por ocho o nueve meses en el Pacífico. En general, llueve más en el Caribe que en cualquier otra parte del país, y a veces es difícil hacer algo cuando está lloviendo por el puro lodo que hace en el campo. A mí me gusta eso, pero es definitivamente un buen idea comprar botas de hule si va a visitar el campo. La temperatura cambió en aproximadamente marzo y fue demasiado caliente por una semana, pero la diferencia entre las temperaturas en la temporada de lluvia y la temporada seca no fue muy diferente, sólo faltaba el aire húmido el marzo y abril.

Una parte de la vida difícil en el Caribe es la falta de los recursos que hay en el Pacífico. Hay falta de agua corriente en casi todo el país, pero es diario en la RACCS, una frecuencia más alta que en otros lugares. Hay menos lugares con servicio celular (y obviamente servicio del internet) también, y hay pocas universidades en comparación al Pacífico. Sin embargo, la gran falta y tristeza del Caribe sin duda es la falta de pistas y carreteras. Casi nadie en Nicaragua conoce el Caribe porque hay menos buses para ir allá, y el viaje dura entre 6-15 horas, depende en el lugar. Por eso, hay que tener más paciencia si va a visitar la costa, porque tendrá que esperar una hora o más por un bus casi siempre, y podría haber solamente un bus por día (o varios días) para ir a su destino. No hay muchos turistas que visitan esta región tampoco, y realmente nadie sabe cómo es la vida allí si no es de allí. Para dar una perspectiva, hay solamente como 64 kilómetros de pista en todo la RACCS ahorita, mientras el departamento tiene un área de más de 27,000 kilómetros cuadrados. Cuando yo trato de explicar la situación a otras personas, yo uso Alaska como un ejemplo. Todavía nunca he visitado Alaska en los Estados Unidos, pero es básicamente el único estado en que hay poca gente, muchísimo espacio, y casi ninguna gran autopista. La Región Caribe de Nicaragua es igual de esta manera, y yo creo que viajar en ambos lugares es igualmente difícil. Si yo sólo pudiera enseñar a otras personas una cosa de Nicaragua, yo les enseñaría la belleza del Caribe, porque es bien incomprendido de todas maneras.

En termos de lugares específicos en el Caribe, yo no conozco muchos, para ser honesto. Yo viví y trabajé en el municipio de Muelle de los Bueyes, pues esta área es lo que conozco mejor. Como las comunidades en todo Nicaragua, muchas allá son nombradas por partes de la naturaleza. De lo que he visto, algunos ejemplos son Cara de Mono, El Rama (del Río Rama), y La Zona de Campana (nombrada por los cerros que parecen campanas). Usamos taxis más que buses, pero hay que viajar por la mañana o la tarde, porque los taxistas cobran doble después de las 5:00 de la tarde. Muelle es un municipio con un centro semiurbano y una mayoría rural. Sólo hay internet en la cabecera municipal, y las comunidades más rurales todavía no tienen electricidad hoy en día. He escuchado de la gente allá que algunas personas viven constantemente enfermas por la calidad del agua y la necesidad de tomarlo por falta de otra opción. Hay centros de salud en Muelle, por supuesto, pero cuando una distancia de 40 kilómetros dura entre tres y cuatro horas por la falta de carreteras, es casi imposible recibir los recursos que necesita la gente. Sin embargo, mucha gente vive bien feliz con los pocos recursos que tiene, y la naturaleza pura la provee bastante para comer, ver, y disfrutar. A mí me gustó cómo sencilla fue la vida allí, sin muchos de los problemas complejos que había en mi hogar estadounidense, 3.300 millas al norte de Muelle. Hay un salto en Muelle, por ejemplo, que es básicamente una piscina natural y limpio adentro de un río. Hay que pagar para entrar a veces, pero depende en la hora y manera de ir. Hay cascadas, cerros, y varias otras maravillas de la naturaleza en las granjas también, uno sólo tiene que conocer y pedir a la persona correcta para aprovecharlas.

GreysiWaterfall

Presillas es otra comunidad, ubicada al este de Muelle y sin internet ni tantos recursos como Muelle de los Bueyes, pero es otro ejemplo de la belleza en la vida rural, con vistas increíbles de los cerros a la distancia.

VistaDePresillas

El Rama, el municipio al este de Presillas, no es muy diferente de Muelle, pero hay más gente allá que en Muelle y la ciudad queda contigua con el gran Río Rama (que conecta al mar en Bluefields). Los dos municipios tienen parques bien bonitos, con muchos árboles y conexiones con la tierra, pero El Rama es más visitado por su conexión a Bluefields y sus universidades pequeñas, que resultan en más tienditas, comedores, y hoteles para probar. Yo recomiendo la panadería que se llama Panadería González, en que puede encontrar el olor y el sabor de pan calientito. ¡Qué rico!

ParkMuelle

De El Rama, uno puedo agarrar una panga para ir a Bluefields, la cabecera de la RACCS. Allá uno se nota realmente el cambio de cultura; algunas personas me han dicho que les parece completamente otro país. Casi todo el mundo habla inglés criollo, tiene piel bastante más negra, y vive más involucrado en la naturaleza. Criollo no es difícil hablar para nada, y si uno puede hablar inglés, yo digo que puede hablar criollo también con unos minutos de práctica (pero no funciona al revés, desafortunadamente, aunque ellos entienden todo que dicen inglés hablantes). Bluefields tiene muchos restaurantes y hoteles para turistas, pero lo más genial para mí fue el mercado de pescado, camarones, y un montón de otros mariscos frescos, en que uno puede comprar cualquier carne pescada el mismo día y por precios favorables. Hay que tener cuidado, sin embargo, porque puede ver la muerte de una tortuga o algo igualmente bárbaro. Yo visité por primera vez el 2 de marzo y de nuevo el 24 de marzo.

De Bluefields, yo agarré otra panga para La Laguna de Perlas el 2 de marzo, yo pasé un fin de semana allá con un grupo de otros voluntarios y amigos. El viaje en panga es un poco incómodo, por lo general, pero es muy interesante ver todas las fincas de bananos, los pájaros del río, y los caimanes/lagartos si uno tiene suerte. Comimos tal vez los mejores camarones que he comido en mi vida en Peral Lagoon, y descubrí que la verdura yampi es más rica que yuca y quiquisque pero puede estar usado de la misma manera. Me sentí un poquito nervioso todo el tiempo que estuve en la pura Costa, para ser honesto, porque hay menos orden y ley allá, pero me encantó todo que comí un mis días allá y me encantaría pasar un rato en los Cayos Perlas o en The Corn Islands.

Desafortunadamente, mi tiempo en la RACCS estuvo cortado temprano, y no tuve tiempo para explorar más. Espero que pueda regresar pronto y ver el Caribe Norte también, pero yo supongo que será cuando sea el momento correcto. Regresaré a ustedes con otros viajes y poemas muy pronto, pero hasta más tarde, ¡feliz lectura y viajes seguros! ¡Gracias por acompañarme! 🙂

Las Segovias

A mere glimpse at the northernmost region of Nicaragua.

Welcome back to Nicaragua, my lovely readers!

Today brings another installment in my recounting of the Nicaraguan countryside and lifestyle. Let’s take a look at part of the Segovias, the northernmost region of the country. Pine forests, chilly temperatures, and public artwork are just a few of the wonders that will take your breath away as we move closer to the Honduran border. As always, don’t hesitate to reach out for help with translations or clarifications, as this post will continue in Spanish.

Happy reading! 🙂

En el norte de Nicaragua queda la única región fría en el país. Eso no es por la gente, que es tan amable como toda la gente en Nicaragua, sino por la elevación y el viento que vienen con la presencia de montañas. La región me sorprendió cuando yo la vi por primera vez, por el aire puro, por la naturaleza silvestre, y por el clima que no parece el clima en el resto del país. ¡Vamos al Norte, amigos y amigas!

El primer departamento que yo visité en las Segovias fue Estelí, el valle variado. Yo fui el 9 de diciembre, y me gustó la ciudad capital inmediatamente. Como León, Estelí tiene mucha gente sin dar el sentido que hay demasiada, y tiene todos los recursos que tiene Managua. Tal vez no haya todas las universidades que hay en la capital del país, pero hay restaurantes de todos tipos; clubes, parques, un cine, y estadios para disfrutar por la noche; y un montón de supermercados para buscar cualquier cosa que no puede encontrar en lugares más rurales (como los dátiles, en mi caso). Además, la ciudad siempre se siente viva sin peligro, y el Parque Central es hermosísimo, con un museo y una biblioteca grande (la mejor que he visto en Nicaragua). De hecho, todo el departamento de Estelí es más limpio que la mayoría de Nicaragua, y hay menos basura en la calle allá que en otros lugares. Me pareció un buen lugar para vivir, pero también un lugar con mucho riesgo de gastar dinero. Pero recomiendo que no se bañe en las Segovias si sea posible, porque el agua es heladísimo, y me sorprendió bastante. Yo me quedé una noche con un compañero allá, y me dijo que el departamento también es el centro de la cosecha de tabaco en Nicaragua. Yo sólo vi pocas fincas de este tipo en Estelí, pero yo entendí por qué era un buen lugar para cosecharlo después de ir al noreste.

Desde la ciudad, yo fui la próxima mañana en el bus por la Reserva Miraflor. Es un lugar bien turístico, con muchos europeanos y estadounidenses, pero por una razón que me pareció rara. Miraflor es básicamente un grupo de fincas en que la gente ofrece un cuarto por la noche y la oportunidad de montar en caballo y explorar una finca nicaragüense. Este tipo de turismo es bastante común en Nicaragua, realmente, y varios lugares turísticos son fincas (Miraflor, Selva Negra, y El Nisperal, para nombrar algunos). Ahora, es cierto que las fincas aquí son más bonitas que las ciudades, y es divertido montar en caballo. Pero mi sugerencia para alguien que quiere visitar a Miraflor es pasar en bus, como yo lo hice. No me bajé del bus en la reserva, sino que yo fui a mi 13ero departamento para visitar un amigo. Todavía tuve la oportunidad de estar asustado por el paisaje allá, sin embargo; y me encantó el pseudodesierto de brezos, cactus, y sauces con enredaderas etéreales en los pastos secos. Me pareció casi un camposanto, y había muchos muros de piedras para las ovejas y caballos. El viaje duró unas tres horas, y cuando salimos de la reserva, me asustó la vista otra vez. Estuvimos en Jinotega.

Jinotega era mi departamento favorito en Nicaragua, antes de ir a Chinandega. Yo sólo visité por un día, y espero que tenga otra oportunidad de visitar. Llegué a San Sebastián de Yalí el 10 de diciembre, y yo pasé todo el día allá con mi amigo Ozzy. Me demostró la cancha y el estadio allá, y aunque era una comunidad bastante rural, había oportunidades para jugar todos los deportes populares en Nicaragua. En las canchas en Nicaragua, ambos niños y adultos juegan el fútbol y el básquetbol, y en los estadios, juegan fútbol y béisbol. Es bien divertido ver partidos de todos tipos, porque aún hasta los partidos locales, todos los partidos son muy intensivos. Billares y peleas de gallos son deportes allá también, pero normalmente atraen hombres borrachos y circunstancias peligrosas para los que no quieren problemas. Sin embargo, todos los deportes son parte de la vida nicaragüense, y muchas tardes están ocupadas por partidos y ligas municipales.

Regresando al departamento de Jinotega, subimos un cerro también, y había una linda vista del pueblo y del paisaje cerca. Había muchas lomas con césped, como en Chontales y la RACCS, pero el clima era muy diferente, con bastante viento y mucho frío. Normalmente no la creo cuando la gente nicaragüense dice que está frío en un lugar, porque la mayoría dice esto cuando hace 20 grados Celsius (68 Fahrenheit), pero mi viaje allá ha sido la única vez que he tenido frío en Nicaragua. No llevé una chaqueta ni casi nada (para tener menos en los buses), pero sufrí bastante por el frío todo el día en Yalí. Me gustó Yalí, sin embargo, porque todavía ha sido el sitio más tranquilo que he visitado en Nicaragua, y tenía el ambiente del campo completamente tuani (aún más que en mi querida RACCS). El día siguiente, Ozzy y yo salimos de Yalí para Managua, pero pasamos un rato en la capital, que también se llama Jinotega, antes.

Jinotega era una ciudad que no me parecía ciudad. Era grande y tenía bastantes recursos, pero no era abrumadora. Había murales increíbles en los edificios, con colores vibrantes y escenas de buen gusto, y el Parque Central era muy sano, limpio, y hermoso. De hecho, Jinotega es probablemente el único departamento más limpio que Estelí que he visto. Hay mucha naturaleza silvestre allá, y no me pareció ensuciado por nosotros seres humanos. El departamento es conocido por sus fincas de café también, y la capital es un buen lugar para alguien que quiere probar el café nicaragüense. Lo sorprendido del departamento es que hay bosques enormes de pinos. Me asustaron y me fascinaron cuando pasamos por San Rafael del Norte en el bus, porque no me parecieron ninguna otra parte de Nicaragua que había visto antes (ni que todavía he visto), y me parecieron los bosques nacionales de los Estados Unidos, con millas y millas de pura naturaleza y árboles. Me imagino que este es la razón porque hay más expatriados estadounidenses en las Segovias y en Matagalpa que en las otras partes de Nicaragua—el paisaje les parece sus hogares sin los gastos y dificultades de la vida en los Estados Unidos. Es solamente una suposición mía, pero hay más gringos allá en algo caso.

Desafortunadamente, eso es todo lo que he visto del Norte hasta hoy, y no tengo ni una foto del paisaje allá. Lo espero con ansias el día en que yo puedo regresar para ver el resto de las Segovias, y espero que ustedes se sientan igual. Hasta la próxima aventura, ¡feliz lectura y viajes seguros!

Chinandega

Read about my favorite department in Nicaragua!

Welcome back to Nicaragua, my lovely readers!

This post is the third installment in my recounting of the Nicaraguan countryside and lifestyle, and I want to start with an apology for the delay.  I had internet difficulties while in Muelle de los Bueyes, and then became a bit lazy and unfocused as well.  All that aside, let’s take a look at stunning Chinandega, the only part of the Pacific Region I didn’t include in my first post. As always, don’t hesitate to reach out for help with translations or clarifications, as this post will continue in Spanish.

Happy reading! 🙂

   Por su ubicación al noroeste de Nicaragua, Chinandega fue el último departamento de la Costa Pacífica que yo visité. El 14 de enero, yo fui en bus desde Muelle de los Bueyes a Managua, a Chinandega, y hasta Villanueva. Chinandega fue el decimocuarto departamento de Nicaragua que yo visité, entonces, y lo disfruté bastante.

Cuando entré el departamento en el bus, mi primera vista fue el volcán San Cristóbal, el más grande de Nicaragua. Es un volcán súper lindo, con caña de azúcar a la base y una forma cónica. Estaba a la derecha de la pista, mientras las otras montañas de la cordillera volcánica Los Maribios estaban a la izquierda. Esta yuxtaposición de picos altísimos y tierra plana entre ellos fue demasiado increíble, y me asombró más que cualquier otra vista que he visto en Nicaragua hasta ahora. Fue el lugar que a mí me pareció más tropical en Nicaragua, y el lugar que todos los turistas deben conocer. Si no me cree, ¡solamente vea la foto de portada!

Pasé dos noches en Villanueva, Chinandega, con un amigo mío, y probé la fritanga del pueblo (¡la que es riquísima!) ambas noches en el parque central. De hecho, no pasamos mucho tiempo allá, porque fuimos a la playa el segundo día. Salimos por la mañanita y fuimos a la ciudad de Chinandega. Sólo pasamos un rato corto allá, pero la ciudad era más grande que yo pensaba. Agarramos un microbús para Corinto y fuimos a explorar la cuidad con el puerto famoso. A mí me gustó la tranquilidad, los colores, y la naturaleza secreta de Corinto, pero básicamente salimos después de una media hora en la playa. Encontré unas conchas rojas y rosadas muy lindas, y no había nadie en la playa para molestarnos.

Rocks

Boats

De Corinto, fuimos unos 10-15 minutos en micro a Paso Caballos, un pueblo-playa con cabañas de palitos, poca gente, y una playa blanca inmensa y relativamente limpia. Compramos el almuerzo allá después de un rato leyendo, nadando, buscando conchas, y tomando (cerveza por mi amigo; un coco entero para mí). Compré el coco por 20 córdobas, o 67 centavos de un dólar. Tomé todo el agua en la playa y comí un tercio de la carne, pero fue simplemente demasiado por uno o dos personas (traté de rayar y secar la fruta, pero no tuve un horno y se hizo mohoso por el clima). Compramos pescado entero frito, y nos vendieron los platos por el mejor precio que yo he visto en toda mi vida: un pescado entero, arroz, y ensalada por solamente 60 córdobas ($2). Paso Caballos siempre será uno de mis lugares favoritos en Nicaragua, si no mi favorito.

Espero que ustedes hayan disfrutado mi cuentito de Chinandega, y espero aún más que yo tenga la oportunidad de regresar muy pronto. Recomiendo el viaje a todo el mundo, y espero que mi cuento les haya dado razón por ir. Sigan viendo mi blog para encontrar mi próximo cuento de mis aventuras en Nicaragua, con un viaje al Caribe Sur. Nos vemos pronto, ¡y que les vaya muy bien! ¡Feliz lectura y viajes seguros! 🙂

The Great West, The Finale

A short account about Montana, Wyoming, and some national parks.

Hey there once again, lovely readers!

   I’m bringing you on my most recent escapade today and the culmination of my adventures to see the western United States.  Just last week, I traveled to Salt Lake City, Utah, and from there to Yellowstone National Park and The Grand Tetons.  The journey took my friend Adam and I through Idaho, Montana (my 44th state!), and Wyoming, all over the course of just one very long day.

   To start off, I would like to say that the area of Utah/Idaho/Montana/Wyoming really needs to be explored over a couple weeks; just a day or two doesn’t do it enough justice.  With that said, Adam and I were snafued with car troubles and forced to turn what was intended to be a week camping in Montana into a week in SLC with a day trip in a rented car to the north.  Salt Lake City proved just as fun as my previous visit, with an enjoyable screening of Deadpool 2, some Mexican-style street burritos, and more time spent on foot than anyone should do in four days.  We did manage to rent a car for May 19th, however, and travel across the Idaho plains and mountain ‘scapes to reach our intended destination:  Yellowstone.  The journey to the park wasn’t so bad (about five hours), and I found that even the short bit of Montana I saw was gorgeous.  Countless pine trees, snow-capped mountains, and rapid-filled rivers were visible from the roadside, and it seemed much like the Idaho and Washington landscapes that I have so praised in the past.  We passed into the Wyoming side of Yellowstone and stopped to see the various geysers and pools at Yellowstone, which I found extremely overrated (sorry, Yellowstone fanatics).  It also was about 50 Fahrenheit and raining, so the main attraction I wanted to see (Grand Prismatic) was not very visible.

Yellowstone

We traveled south through the park after seeing the colored pools and watched Old Faithful erupt (again, not much more than a novelty to me, even if it’s one of the U.S.A.’s best-known landmarks), and then headed into The Grand Tetons National Park.  In case you don’t remember from my earlier blogs, I didn’t really care for The Grand Tetons when we went in February of 2017.  They were covered in snow, and we couldn’t really see much of anything other than snow-covered pines.  In May, however, they are truly another story.  Perhaps one of the most beautiful parks I’ve ever seen, The Tetons have stunning, snow-capped ridges and make for outrageously gorgeous photography (see the cover photo and below).  I strongly recommend them to anyone looking for an early-summer vacation, and I will refrain from needlessly describing them in words.

Tetons

My trip didn’t consist of much else, but it did certainly convince me that the northwestern states are still my favorites in the U.S., and it changed my mind about Wyoming.  It is not solely a surreal snow-plain wasteland, but rather an extension of the gorgeous mountains, rivers, and forests that encompass the northwest.

I hope you are all well as you read this and enjoying your travels, be they vicarious through me or realized by yourselves.  I’ll be back again soon with other regions of Nicaragua (I’m really late in writing them), so keep an eye out for them in the coming weeks (or months, no promises…).  Safe travels and happy reading! 🙂

Phantom-Man

Click the link to read a poem I wrote while in Nicaragua.

Hey there, lovely readers!  Long time no see!

   I want to apologize for the extreme delay between posts in Nicaragua—it has become quite difficult to post there because of internet access, but I am currently in the United States and have the opportunity to fill you in a bit.  I’m sharing a poem with you today that I wrote on March 14th of this year, and I hope you’ll find it satisfying, as it is one of only two pieces I’ve written in Nicaragua.  It simply came to me one night, as has much of my best poetry.  Without further ado, here it is.  Keep an eye out for my posts about the different regions of Nicaragua, located under An Inkredible Journey.

Happy reading, and see you soon!

Phantom-Man

 

La Región Central

A recounting of my experiences with the central region of Nicaragua.

Welcome back to Nicaragua, my lovely readers!

This post is the second installment in my recounting of the Nicaraguan countryside and lifestyle. It will look at the central departments of Nicaragua, located between the two coasts and below the Segovias. As always, don’t hesitate to reach out for help with translations or clarifications, as this post will continue in Spanish.

Happy reading! 🙂

Ubicada entre la Costa Pacífica y la Costa Caribe de Nicaragua, la Región Central sirve como un puente para las otras regiones y también como una prevista de la belleza de Nicaragua para los turistas. Sirve como un puente porque hay que crucer por Boaco y Chontales para ir al Caribe o por Matagalpa para ir al norte. Eso no es malo, sin embargo, porque la vista en todos los departamentos de la Región Central es hermosa. ¡Vamos a ver qué es lo que hay en cada departamento!

La primera vez que yo sabía sin duda que había visto la belleza de Nicaragua fue cuando yo pasé por Boaco por primera vez. Como la mayoría de la Región Central, Boaco tiene una vista increíble de los pastos (a veces con vacas, cabras, y caballos, pero a veces con solamente árboles y árboles) afrente de las montañas y los cerros oscurros. Hay bastante ríos corriendo por este departamento también, y el paisaje me recordó a Washington en los Estados Unidos. Los turistas pueden disfrutar caminos por los cerros silvestres, ríos y cascadas más o menos limpios, y cambios extremos de elevación por partes diferentes del departamento. El aire es fresco allá pero también seco, y ese clima separa el viento del Pacífico y la humedad del Caribe. Este ambiente continua al sur, también, y nos trae a nuestro segundo departamento, Chontales.

En Chontales, la vista cambia de montañas a cerros suaves, cubiertos con césped. La presencia de ganado es más fuerte allí que en casi cualquier otro lugar en el país, y la mayoría de las comunidades en el departamento son muy rurales y pequeñas. Yo pasé por primera vez el 23 de septiembre, el día antes de mi vigésimo tercer cumple y el mismo día que yo pasé por Boaco por primera vez. Este departamento tiene quizá la más variedad de todos en Nicaragua (si no Boaco), con cerros grandes al norte, planos secos al centro, y el inicio del pantano al sur. Y aunque hay muchos lugares rurales en Chontales, la capital, que se llama Juigalpa, es una ciudad con muchos recursos bonitos. Hay supermercados, tiendas con todo desde ropa a computadoras y equipaje de deportes, y varios restaurantes y hoteles para disfrutar. Yo recomiendo especificamente Coffee Break, un café que tiene bebidas ricas y comida deliciosa, aunque la comida puede ser un poquito cara. He pasado por Boaco y Chontales varios veces desde mi mudanza al RACCS, pero siempre me fascinan las vistas en estes dos departamentos, y me gustaría vivir en un lugar parecido un día también.

Chontales

Por otro lado, Río San Juan es un departamento completamente diferente de todos los otros en Nicaragua. Queda al sureste de Nicaragua, con el Lago Cocibolca (Nicaragua) al oeste y el Caribe al este. Río San Juan es uno de los dos lugares en que puede crucer la frontera entre Nicaragua y Costa Rica, pero todavía no tiene mucha gente ni mucha turismo. Mucha del departamento es silvestre y es un tipo de pantano seco, en que hay bastante humedad, árboles, y agua sin ser inundado. No solamente hay conexiones fáciles al Lago Cocibolca, pero hay una parte pequeña que conecta con el Océano Atlántico (que se llama San Juan del Norte o Greytown), y, como sugiera el nombre del departamento, el Río San Juan corre por todo el departamento desde San Carlos al oeste a Greytown al este. Y hablando de San Carlos, esa es otra capital departamental de Nicaragua. Tiene un malecón lleno de restaurantes y bares, y la mayoría de las cosas turísticas están cerca de este malecón. La ciudad estira bastante, y la parte más nueva (con la secundaria pública y el aeropuerto) queda 20 o 30 minutos por pie del malecón. Hay bastante barrios de la ciudad, por supuesto, pero el más nuevo tiene varios hosteles y un Palí (una cadena de supermercados en Nicaragua), y se llama El Proyecto. No es tan grande como las otras capitales en Nicaragua, pero hay que probar el filete de pescado (que está viendo en todos los restaurantes), los postres de la panadería costarricense, y un batido de San Juan Green. Además, puedan disfrutar una visita al parque, si tienen hijos, porque el Parque Central es bien colorado y tiene un castillo. Para terminar su visita en Río San Juan, yo recomiendo que mire el ocaso por lo menos una vez, por la mezcla de agua y cielo más impresionante de Nicaragua (que puede ver al inicio de este blog). Tal vez tendría que esperar varios días para verlo sin nubes, pero vale la pena sin duda. Todavía no he visto los lugares más turísticos en Río San Juan, pero el Archipiélago de Solentiname, El Castillo, y la Reserva Biológica Indio Maíz son bien viajados por la naturaleza, la historia, y la tranquilidad que tienen. Pero cuidado por las culebras, los caimanes, y los otros reptiles en esta zona si va a visitar. Todas las plantas y tierra son bien antiguas, ¿y quién sabe qué es lo que hay adentro del bosque? ¡Es silvestre! J

El último departamento en la Región Central es Matagalpa, y está al norte de la región, contiguo con las Segovias. Mi razón por ponerlo al fin de está historia es sencilla—fue el último que yo lo visité. Matagalpa fue mi undecimo departamento en Nicaragua, y yo pasé por primera vez el 9 de diciembre. No he pasado mucho tiempo en el departamento, para ser honesto, pero lo que vi fue casi parecido a Boaco, con montañas y ríos por atrás. En vez de pastos, sin embargo, este departamento tiene muchas fincas de café y frijoles, y si pasa durante la estación de cosecha, puede ver el café en gran cantidades secando en el sol. La parte oeste del departamento es muy seca, y no tiene el cambio de temperatura que ocurre más norte, pero el departamento estira desde Managua al Caribe, y yo creo es más tropical (con cascadas, bosques, y cerros) al este. Si yo exploro la Región Central más durante mi servicio, yo quiero ver más de Matagalpa y Río San Juan.

Aunque esta historia falta mucha de la belleza y cultura de la Región Central de Nicaragua, espero que ustedes les hayan gustado mis descripciones. Continuen a seguir mi blog para descubrir todo el resto que hay en la región, porque yo voy a continuar a escribir sobre mis viajes durante mi servicio. Hasta la próxima vez, ¡feliz lectura y viajes seguros!

La Costa Pacífica

A recounting of my experiences with the westernmost region of Nicaragua.

 Welcome to my new world, everyone!

I know it’s been a while without a post, but the craziness of Peace Corps training, adjusting, and settling in has finally subsided, and I have the time to present some of my initial adventures in and the beauty of Nicaragua.  I will have more posts as I’m here for the next almost two years, but this will hopefully provide an enjoyable and honest glimpse of this rarely-ventured country.  As always, don’t hesitate to reach out for help with translations or clarifications, as this post will continue in Spanish.

Happy reading! 🙂

Mi aventura en Nicaragua empecé el 9 de agosto.  Como grupo de Nica70 (mi cohorte de Cuerpo de Paz), llegamos a Managua a las 1:00 de la tarde, más o menos.  Mi primera impresión de Managua (y todavía mi impresión) fue que la ciudad era calientísimo y realmente desagradable. Managua es la ciudad más grande y la capital de Nicaragua, y, como cualquier otra ciudad grande en el mundo, hay bastante restaurantes, edificios, y gente. La mayoría de la gente en Managua tiene bastante más recursos que la gente en el resto del país (incluyendo no solamente agua corriente, limpio, y caliente; sino también frutas y verduras frescas, oportunidades para trabajo y educación, y aceso a recursos para la salud y la vida). Es un poco triste que algunas personas tienen wifi y carros, mientras otras no tienen electricidad, ni agua, ni aún una pista para agarrar un bus un su pueblo, pero siempre hemos sido seres humanos de una manera u otra. Además, hoy en día todavía hay robos por pistola en áreas públicos en Managua, y la única razón lógica para ir allá es el negocio que hay.  Personalmente, yo solamente voy a Managua para hacer entrenamiento, para cosas médicas, y para ir a otros lugares (porque la mayoría de los buses públicos pasa por Managua).  Hay mucho más para comprar en Managua que en otros lugares (como tipos de comida, equipaje para deportes, y cosas para la casa), y la ciudad es uno de los únicos lugares en Nicaragua que tiene duchas calientes, pero yo sugiero que los visitantes solamente pasen por Managua y visiten otras partes del país. Todo es carísimo en Managua (como el sushi, que probé por primera vez allá y que es sobrevalorado), y mientras la ciudad obviamente no es el departamento entero de Managua, el resto del departamento es muy seco y sin muchas plantas. Si tiene que quedarse en Managua por una noche, yo recomiendo el hotel Best Western Las Mercedes. No es el mejor hotel en la ciudad ni el más barato, pero es bien bonito y tiene comida buenísima incluido (y es lo mejor en que yo me he quedado). Me gustó Ticuantepe, una ciudad que tiene todos los colores del arco iris en sus calles, pero todavía no valió la pena el viaje. Por eso, ahorita nos enfocamos en vez en el resto de la Costa Pacífica del país, dónde yo estuve por un poquito menos de tres meses.

En la Costa Pacífica, la comida consiste más que todo en la sopa y la masa (un tipo de pan de maíz), y muchos platos están hecho de una u otra, o una combinación de las dos. Como toda Centroamérica, arroz y frijoles (y plátanos) son bastante comúnes acá (solamente mire la foto abajo por un ejemplo). La sopa siempre tiene algun tipo de carne con huesos (normalmente rez), y puede tener zanahoria, apio, ayote, chayote, tomate, cebolla, papas, quiquisque, yuca, y/o masa, depende en las preferencias de la gente. Mi favorita fue arroz aguado, pero los nicas no lo consideran ser una sopa. Refrescos naturales son comúnes en toda Centroamérica también, y algunos populares en la Costa Pacífica de Nicaragua son pitaya, chicha de maíz, avena, y pinolillo. Me gusta la comida y refrescos de allá, pero, como toda la comida en Nicaragua, falta verduras y es demasiada frita en mi opinión. Sin embargo, visitantes pueden ir a los supermercados y mercados para comprar comidas frecas, y la dieta depende totalmente en cada persona. Si sólo tiene la oportunidad de probar una comida nicaragüense, hay que probar el nacatamal. Y especificamente en Masaya, hay que aprovechar la cajeta de coco también, que puede encontrar en las calles de Masatepe.

Casado

Regresando a mi experiencia con Nica70, tuvimos 13 semanas de entrenamiento en comunidades cerca de Managua para aprender sobre la cultura, la lengua, el trabajo, y la vida en Nicaragua.  Para mi grupo de TEFL, eso incluyó sesiones técnicas sobre la enseñanza en la secundaria y práctica por coenseñar con profesores nicaragüenses.  Por mi nivel de comunicarse en español al inicio, yo estuve en La Concepción, Masaya, con tres otros aspirantes.  Llegué al departamento de Masaya el 12 de agosto, y aunque yo estaba emocionado por mudarme, tomó tiempo para ver la belleza del departamento, para ser honesto.

Masaya es el departamento más pequeño de Nicaragua, y queda una hora por bus al sureste de Managua.  Yo digo por bus porque en Nicaragua, ir por bus es la manera más común de viajar, porque es la más barata (si sabe el español y no se engañan los cobradores). Es la más lenta, sin embargo, y otras maneras incluye microbuses (basicamente un van en que puede poner 40 personas), taxis, mototaxis (basicamente una tricicleta con una caja para sentarse), y carros personales. Por eso, nosotros voluntarios usamos buses por casi todo, porque no recibimos tanto dinero como cuestan los taxis. Los buses aquí son diferentes que los en otros países, sin embargo, y no siempre tienen un horario fijado ni van directamente a sus destinos. Como resultado, hay que vivir sin prisa y con calma aquí.

En el medio de este caos de transporte, mi hogar fue La Concepción, un pueblo que cosecha más frutas que todos los otros municipios en Masaya. Todo el departamento es conocido por cosechar piña y pitaya en cantidades grandes, y los cerros con fincas enormes son hermosos para visitar.  Como todo Nicaragua, había una falta de recusos básicos en Masaya, como agua corriente e infrastructura. Había tres horas (o más) cada día sin agua, y después de una tormenta tropical en octubre, ¡algunas personas estaban sin agua por más que un mes! Había menos problemas con transporte en Masaya que en departamentos muy lejos de Managua, pero todavía había muchas calles de tierra y en mal estado. Basura estuve en todas las calles de Masaya, y es cierto en todo Nicaragua también, porque no existe un buen sistema de reciclar aquí. Las calles en todo Nicaragua no solamente están llenas de basura, sino también de ruido y de perros silvestres—hay que tener cuidado para evitarlos y no asustarlos si no querría ser mordido, por supuesto.  Y si eso no fuera suficiente, la población joven crearía su propia dificultad—un tercio de las mujeres nicaragüenses pare un bebé en su adolescencia. En contra de estes problemas, muchas familias en muchas partes del país tienen wifi en sus casas, y los deseos parecen más importante que las necesidades y seguridades acá. Muchas personas en La Concepción trabajan en otras comunidades, y la comunidad sirve como un crucero de negocios más que un centro residencial. No hay muchos lugares públicos que son seguros para la gente, y, por mejor o por peor, la gente es la mejor parte del municipio. Sin embargo, Masaya incluye más que sólo La Concha.

En el departamento hay muchos artesanos también, y una persona puede comprar tazas, chimas, hamacas, y varias otras cosas en San Juan del Oriente. Muchos productos están hecho de madera o de barro, y una taza grande de barro con diseños bien tuani sólo cuesta entre 70 y 200 córdobas ($2-7), depende en el vendedor o la vendedora. Otros lugares bien viajados en el departamento son el mercado de Masaya, en que una persona puede comprar casi cualquier cosa que quiera, y la Laguna de Apoyo (abajo), que me pareció un lago en el Mediaoeste de los Estados Unidos (limpio, con piedras para la playa, y rodeado por árboles). El departamento no fue algo increíble para mí, pero yo tuve muchos buenos momentos allá, incluyendo mi 23ero. cumple con mi familia anfitriona, mi viaje a El Ventarrón y a El Nisperal, y mi viaje semanal al entrenamiento. El viaje a El Ventarrón tuvo una vista increíble del Volcán Masaya, y el viaje al entrenamiento tuvo una vista hermosa de los valles y fincas de Masaya. Yo tengo muchos recuerdos buenos de mis primeras meses en Nicaragua, y yo no puedo decir gracias tantas veces a la gente que lo hizo posible.

LagunaDeApoyo

Hablando de los recuerdos, el próximo (y el tercer) departamento que visité fue Carazo, al oeste de Masaya. Yo no pasé mucho tiempo en Carazo (yo sólo fuí a San Marcos, Diriamba, y Jinotepe), pero yo fuí por primera vez el 15 de agosto. Por eso, yo no tengo muchos sentimientos de Carazo, pero lo que vi me pareció similar a las ciudades de Costa Rica, con calles limpios y aceras hecho de baldosas. No fue nada especial para mí, porque yo sólo vi las ciudades y no la naturaleza. Este departamento fue el hogar de mis amigos en el sector de medioambiente durante el entrenamiento, pues tal vez iríamos a regresar en el futuro.

Al este de Carazo y Masaya queda Granada, el cuarto departamento que visité en Nicaragua. Granada es uno de los lugares más turísticos en Nicaragua, y no me gustó la ciudad por eso. Sólo tiene restaurantes y bares por muchos lados, y me sentí xenófobo por la gran cantidad de extranjeros allá. Me gustó el tour de las isletas (en que una persona puede ver los monos muy bien), pero no fuí a ningún otro lugar bonito en la ciudad. Sin embargo, yo fuí al departamento por primera vez al Volcán Mombacho el 17 de septiembre (de que la vista arriba de este blog vino). Subí de pie con mi hermano anfitrión por no gastar dinero en el bus ($20 por cada extranjero), ¡y descubrimos tan difícil es! El camino tiene un cambio de altura de 1.300 metros y una distancia de cinco kilometros, pues caminamos por cinco horas para subir y bajar el volcán. Hay un sendero arriba que me gustaría hacer en el futuro, pero no lo hicimos por estar cansados. Mombacho tuvo una vista del Lago Cocibolca (Nicaragua) y todas las isletas de Granada, y fue mi parte favorita del departamento. Todavía es el único volcán que he subido en mi vida, y yo estoy contento de no hacer otro. ¡Qué duro fue!

Moviendo al norte por un segundo, el departamento al norte de Managua es León. León es conocido más que todo por su catedral y su ciudad capital, y con razón. Yo fuí a este departamento, mi octavo, el 14 de octubre, y me gustó la ciudad más que cualquier otro lugar en el Pacífico. La ciudad es una de las más grandes en Nicaragua, pero no se siente que es. Hay un gran parque central contiguo con la catedral, y varios lugares alrededor de la ciudad (incluyendo este parque) tienen estatuas de leones, bancas, y arte para disfrutar. Por la noche, la catedral está ilumbrada por luces de varios colores, y el ambiente del parque es hermoso (pero claro que sí es peligroso ir a muchos lugares por la noche en una ciudad de este tamaño). Hay varios restaurantes en la parte central, y vale la pena explorar las tiendas pequeñas cuando las vea—yo encontré y compré libros (un tesoro que es casi imposible encontrar en Nicaragua) en una tienda de ropa. Los clubes son muy activos por la noche, pero no fuí y realmente no sé cómo son. Hay varios mercados en León también, con comida, ropa, joyería, arte, zapatos, y un montón de cosas que no puedo recordar. Hay un centro de comercios también, y el centro tiene un cine si quiera ver una película. Yo no tuve tiempo para hacer mucho de eso, porque yo sólo pasé una noche en León, pero compré en un mercado dos camisetas que todavía me gustan mucho y que sólo me costaron 230 córdobas juntas ($7-8). Una cosa para notar ahorita sobre mercados y tiendas en Nicaragua es que tiene que regatear o negociar para los precios más favorables. Se me olvidó hacerlo cuando compré las camisetas, pero los precios normalmente son más caros que tiene que pagar al inicio. Combinaciones de cosas diferentes y de cantidades más grandes de la misma cosa siempre ayudan el poder del comprador, y yo recomiendo pedir precios más baratos antes de comprar frutas, verduras, ropa, zapatos, o cualquier otra cosa que quiera. Nota que este proceso no aplica en los supermercados, sin embargo, y normalmente no aplica en una pulpería tampoco, porque los precios son fijados al inicio. Es un arte que necesita practicar para hacer con mucho éxito, pero eso es basicamente todo el consejo que puedo ofrecerles sobre las compras aquí. Y porque yo sólo vi una parte de León en mi noche allá, es todo lo que puedo decir del departamento también.

El último y decimo departamento que yo vi durante mis tres meses de entrenamiento fue Rivas, ubicado a la frontera con Costa Rica, al suroeste de Nicaragua. Este departamento es más conocido por sus playas y por Ometepe, la isla al centro del Lago Nicaragua. San Juan del Sur es uno de los lugares más turísticos en Nicaragua, y por eso, yo no lo conozco. Rivas es un departamento bien poblado, y la capital tiene varias universidades (más que todo técnicas). Caña de azúcar es una cosecha grande allá, y puede ver las fincas de caña si viene a la capital desde Granada o el noreste. Como Río San Juan, Rivas tiene muchas conexiónes al agua y tiene ocasos muy hermosos por eso. Un puerto importante en Rivas es San Jorge, y yo fuí allá con mi familia anfitriona el 4 de noviembre. San Jorge es el puerto que ofrece un ferry a Moyogalpa, la ciudad al oeste de la Isla de Ometepe. Sólo estábamos planeando a ir a San Jorge ese día que fuimos, pero con la isla tan cerca, yo tuve que ir, pues fuimos. El ferry costó 50 cords por cada persona cuando fuimos, y duró una hora y cuarto.  El viaje fue carísimo por los taxis, y sólo pasamos una hora en la isla por el horario de la familia, pero vale la pena ver la isla si está en Nicaragua. Es uno de los únicos lugares en el mundo (si no el único) en que hay dos volcanes en una isla en un lago (uno de que puede ver en la foto abajo), y la vista de estos volcanes es muy lindo de San Jorge y de la isla. Nosotros fuimos a una playa pequeña que se llama Charco Verde, y el agua fue riquísimo y limpio allá. Hay termas al centro de la isla y varios lugares para ver los volcanes, los animales, y la naturaleza de la isla. Muchas personas les gusta subir Volcán Maderas, pero hay cosas para cualquier gusto que tiene. Sin embargo, una recomendación mía es que evite el hielo por todas maneras (y no solamente en Rivas, sino en todo el país). Puede ser que solamente fue el caso mío (o no fue por el respado), pero yo compré un respado (un postre que consiste en hielo con un jarabe dulce) en San Jorge, y yo estuve tal vez lo más enfermo que he estado en toda mi vida después. Así terminó mi aventura en Rivas, pero me gustaría regresar a Ometepe y explorar más si yo tengo el tiempo y el dinero.

VolcanoConception

Y así es mi primer blog sobre la belleza de Nicaragua. Estoy feliz que yo puedo compartir un poquito de la cultura y geografía de este país con ustedes, y espero que todos ustedes les hayan gustado mis primeras experiencias en Nicaragua. Nunca puedo ver y compartir todo lo que hay en ningún estado, departamento, o país, pues espero también que este blog haya dado a Nicaragua la justicia que deserva. ¡Vuelvan pronto para más departamentos y la próxima historia de mis aventuras aquí!

Peace Corps Poem #1

Click the link the find the “Despacito” parody I made about my PC training experience!

Hey there, lovely readers!

I know it’s been quite a while since my last post, but I assure you that I’ll have a great update for you next month, full of cultural impressions and travel suggestions based on my first three months in Nicaragua.  Sit tight; I promise you’ll love it when I have enough material to write it.  For now, I’ll give you the first and only poem I’ve written so far during service, and though you surely won’t understand all the references, I hope you enjoy the creativity nonetheless (or love it all if you’re from PC Nicaragua!).  The poem is based on the same rhythm as Luis Fonsi and Daddy Yankee’s “Despacito.”  I don’t think any more needs to be said.

Nica’sGringos

 As always, thanks for reading, and safe travels!  Write you again in November! 🙂

p.s. This is a fair disclaimer that the term “gringos” in my poem only refers to foreigners in general, since I know we have mixed races in our group.

Flying Through Florida

A short review of the three-day span I spent in Miami, Florida, for my Peace Corps staging event.

Hey there, lovely readers!

I hope you’re doing well as we move into the second week of September!  I know it’s been a while since I made a post, but this is my first one as a Peace Corps trainee in Nicaragua.  I plan to post about my experiences here before too long, but I figured I’d start with a slightly delayed blog about Florida, the state of our pre-departure staging in August.

Florida became my 43rd U.S. state on August 7th, though I really didn’t see much of it in my three days there.  The flight in allowed me a lovely view of the sea city of the South, Miami.  I was amazed at how the city was split in parts by the bays and shores of the Atlantic Ocean, like a cerulean iris split by the metropolitan pupil of Miami’s suburbs.  The flight went without any problems or complaints, and I was able to catch Logan on the way there, thanks to Delta’s complimentary services (note that I’m not sponsoring/sponsored by Delta at all; I simply appreciate their flight services).  When I landed in Miami, I found the public transit very easy to navigate, and I took the metrorail to my hotel very efficiently.  We spent most of the next 24 hours in the hotel for training and sleeping, but at the end of the second night, we had time to explore Miami and Miami Beach (shoutout to Peace Corps for the funded excursion!).  We ate at a couple restaurants while we were there, and I enjoyed both the Mexican and marine cuisines I found.  On the second night, I opted to check out Miami Beach with a group of my fellow trainees, and after some meandering and Uber rides, we swam in the ocean for a bit before heading out to dinner.  I don’t like beaches or oceans usually, but I enjoyed myself and even went for a short jog on the beach.  Miami Beach is certainly clean to tour though, and the hotels/resorts there are incredibly nice and fancy.  We grabbed supper in a pizza place, and we basically ended the night by heading back to the hotel and heading out the next morning.  It probably wasn’t a very great perspective of Florida as a whole, but it wasn’t my least favorite state by any means.

Stay tuned for reflections on my training sometime in the next couple months!  I’m about one month in now, so my first post will include some first impressions of culture, geography, and infection here in Nicaragua.  Until then, happy reading and safe travels! 🙂

Carry Me

Click the link for a short poem about the power of travel and wanderlust.

I’m back with another new poem!  I wrote it in the same adapted Forlorn Suicide style as My Short Guide to Prevent Suicide, but with far fewer stanzas.  This is probably my last one before I depart for the Peace Corps, and it’s just a short piece about wanderlust as an escape from life.  I just finished it tonight, so I hope you enjoy it! Happy reading, and take care! See you soon from Central America! 🙂

CarryMe